Los alimentos terapéuticos y nutracéuticos en la Terapia del Cáncer

La incidencia de cáncer en los seres humanos sigue en aumento, y las últimas estadísticas muestran que aproximadamente el 38% de las mujeres y el 45% de los hombres son propensos a desarrollar cáncer en algún momento de su vida(1). Por lo tanto, muchos dueños de mascotas probablemente han tenido cáncer o conocen a alguien que ha padecido esta enfermedad. Así, el equipo de atención médica veterinaria debe tener un enfoque positivo, compasivo y actualizado no sólo de las mascotas con cáncer sino también de sus propietarios.

Debido a que los dueños de las mascotas suelen entender la importancia de la nutrición o están dispuestos a aprender acerca de la misma, con frecuencia desean aplicar las recomendaciones nutricionales que pueden mejorar la calidad y/o el tiempo de vida de sus mascotas. Además, el seguir las recomendaciones nutricionales puede ayudar a que los dueños de las mascotas sientan que están participando en la terapia de sus mascotas.

Alteraciones metabólicas en pacientes con cáncer

Los pacientes con cáncer pueden perder peso y tener una disminución en la condición corporal debido a la localización del tumor (por ejemplo, masa oral), las complicaciones del tratamiento del cáncer (por ejemplo, la radiación de una masa oral) o la caquexia por cáncer. La caquexia por cáncer es un síndrome paraneoplásico que se manifiesta por pérdida de peso y disminución de la condición corporal a pesar de una adecuada ingesta nutricional.2 Aunque se desconoce el número de perros y gatos con caquexia por cáncer, es importante que los veterinarios recuerden esta enfermedad al momento de obtener la historia clínica del paciente y la condición corporal de las mascotas con cáncer.

Las alteraciones metabólicas que se describen a continuación han sido identificadas en pacientes humanos y caninos con cáncer. Los estudios que evalúan estas alteraciones en los gatos con cáncer aún no han sido publicados. En los humanos, estas alteraciones se han asociado con caquexia, disminución de la respuesta a la terapia, disminución de la tasa de remisión, e incremento de la tasa de mortalidad.

Alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos

La investigación ha documentado que los perros con linfoma y muchas otras enfermedades malignas tienen una alteración significativa del metabolismo de los carbohidratos.3,4 Los tumores preferentemente metabolizan glucosa (carbohidrato) para obtener energía, formando lactato (ácido láctico) como producto final. Entonces el receptor debe gastar energía para convertir el lactato en glucosa, lo que da como resultado una ganancia neta de energía para el tumor y una pérdida neta para el animal. En consecuencia, los perros con cáncer pierden energía y tienen niveles elevados de insulina y lactato en la sangre (por ejemplo, evidencia en laboratorio sobre el metabolismo alterado de los carbohidratos). Los veterinarios deben tener cuidado y evitar la administración de fluidos que contengan glucosa o lactato en mascotas con cáncer.

GLOSARIO

Caquexia por cáncer – síndrome paraneoplásico complejo que altera negativamente el estado funcional del paciente y que origina desnutrición y enflaquecimiento.

Citocina – transmisor regulador secretado por los linfocitos y conocido por provocar respuestas inflamatorias.

Alimento funcional – alimento que supuestamente tiene la propiedad de prevenir las enfermedades y promover la salud más allá de la función básica de los nutrientes que provee.

Lipolisis – hidrólisis de los lípidos; metabólicamente, es la transformación de los triglicéridos en ácidos grasos libres dentro de las células.

Alteraciones en el metabolismo de las proteínas

Los seres humanos con cáncer y pérdida de peso experimentan una disminución de la masa muscular del cuerpo y una alteración en la síntesis de las proteínas.5 Al mismo tiempo, la degradación de las proteínas del músculo esquelético, la síntesis de proteínas del hígado, y toda la síntesis de proteínas del cuerpo aumentan para soportar el crecimiento del tumor. Si la ingesta de proteínas no se ajusta al ritmo con el uso, entonces la respuesta inmunitaria, la función gastrointestinal y la curación de heridas se verán afectadas.

Las citocinas, como el factor de necrosis tumoral – α (TNF- α), también están involucradas en el catabolismo de las proteínas. Un incremento en el nivel de TNF-α no induce el catabolismo de proteínas musculares directamente, sino que afecta negativamente las importantes vías que reponen el tejido muscular perdido.6, 7

Un estudio encontró que los perros con cáncer tenían alteraciones en el perfil de aminoácidos plasmáticos en comparación con los perros de control normales.7 Estos perfiles alterados no regresaron a la normalidad después de que los tumores fueron extirpados quirúrgicamente. Este hallazgo sugiere que el cáncer provoca cambios duraderos en el metabolismo proteico de los canes.

Alteraciones en el metabolismo de las grasas

El catabolismo del tejido adiposo es la segunda característica principal de la caquexia en varias enfermedades crónicas, incluyendo el cáncer.5, 7, 8 Una disminución en la síntesis de las grasa o un aumento en la lipólisis puede reducir las reservas de grasa. Los estudios en modelos animales sugieren que la producción de un factor de movilización de lípidos puede ser responsable de la pérdida de grasa corporal, especialmente cuando este proceso se combina con una disminución en la ingesta de alimentos.

Varias citocinas alteran el metabolismo de los lípidos. TNF-α es la principal citocina implicada en el catabolismo del tejido adiposo durante la caquexia en los roedores. La alteración de los perfiles lipídicos en perros con linfoma sugieren que pueden ocurrir cambios similares en perros y gatos con diferentes tipos de cáncer.9

A diferencia de los tejidos receptores, algunas células del tumor tienen dificultades para utilizar los lípidos como una fuente de combustible en comparación con los carbohidratos solubles y las proteínas.10 Este hallazgo ha llevado a la hipótesis de que los alimentos relativamente altos en grasas, especialmente los ácidos grasos omega-3, pueden beneficiar a los perros con cáncer en comparación con alimentos relativamente ricos en carbohidratos. Los gatos y perros en América del Norte reciben gran parte de su ingesta nutricional de alimentos secos comerciales. Estos alimentos por lo general tienen un alto contenido de carbohidratos solubles (de 25% a 60%) y un contenido relativamente bajo en grasa (de 7% a 25%). Estas características pueden hacer que la mayoría de alimentos secos comerciales sean inadecuados para el manejo nutricional de gatos y perros con cáncer.

Puntos claves

· El cáncer es una de las causas más comunes de muerte no accidental en los perros y gatos.

· Pocas enfermedades despiertan tantos sentimientos como el cáncer, y los dueños de las mascotas con cáncer a menudo sienten una pérdida de control cuando se enfrentan a la muerte de sus mascotas.

Perfil nutricional ideal para pacientes con cáncer

El manejo nutricional de los perros y gatos con cáncer es parte de un enfoque multimodal de la terapia que el equipo veterinario debe tener en cuenta al momento de iniciar un tratamiento. Proporcionar una nutrición adecuada puede mejorar la calidad de vida, incrementar la eficacia del tratamiento y aumentar el tiempo de supervivencia. Las alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y las grasas preceden a la enfermedad clínica evidente y caquexia en perros con cáncer y pueden persistir en los animales con remisión clínica o recuperación aparente de cáncer. Hasta que los resultados de la investigación sean diferentes, los principios terapéuticos y fisiopatológicos para gatos con cáncer deben ceñirse a los principios que se consideran en las personas y perros con cáncer.1

Los factores nutricionales claves en animales con cáncer incluyen carbohidratos solubles, fibra, proteínas, argininas, grasas y ácidos grasos omega-3. Estos factores deberían ser incorporados en el manejo nutricional de cada paciente con cáncer.

Carbohidratos solubles y fibra

Aunque la mayoría de perros y gatos no necesitan carbohidratos solubles en su dieta, los alimentos comerciales para mascotas utilizan ingredientes que contienen estos carbohidratos, como el almidón, ya que son fuentes eficientes de energía y tienen propiedades que ayudan en los procesos de fabricación y de cocción. Sin embargo, los carbohidratos solubles pueden ser perjudiciales para los animales con cáncer y pueden contribuir a una mayor producción de lactato. De este modo, en dietas para pacientes con cáncer, los carbohidratos solubles deben constituir menos del 25% del contenido de materia seca de un alimento.

Las fuentes de fibra soluble (fermentable) e insoluble (poco fermentable) son importantes para ayudar a mantener la salud intestinal, especialmente en los animales sometidos a quimioterapia, radioterapia o cirugía. El aumento de la fibra dietética puede ayudar a prevenir y resolver la calidad anormal de las heces (deposiciones blandas, diarrea) que ocurre cuando se cambia de un alimento seco comercial con alto contenido de carbohidratos a un alimento comercial con alto contenido de grasas o un alimento casero. Lo recomendable es un nivel de fibra cruda mayor de 2,5% de materia seca.

Proteína y arginina

Dado que los pacientes con cáncer experimentan un metabolismo alterado de proteínas, lo cual da como resultado la pérdida de masa muscular magra (caquexia), las proteínas de la dieta deben ser de alta digestibilidad y deben superar el nivel normalmente utilizado para el mantenimiento de animales adultos. El nivel de proteína debe ser desde 30% hasta 45% de materia seca en los alimentos para perros con cáncer y desde 40% hasta 50% de materia seca en los alimentos para gatos con cáncer.1

La arginina es un aminoácido esencial que puede tener un valor terapéutico específico en gatos y perros con cáncer. Se desconoce el nivel efectivo mínimo de arginina dietética en animales con cáncer; sin embargo, una correlación positiva entre las concentraciones plasmáticas de arginina y la supervivencia en perros con linfoma que reciben quimioterapia sugiere que es apropiado proporcionar más de 2,5% de arginina sobre una base de materia seca. 1,11 La arginina también ha demostrado mejorar la función inmune en pacientes con cáncer, promover la cicatrización de heridas e inhibir la tumorigénesis.1 Los gatos deben recibir alimentos con un nivel similar de arginina (es decir, más de 2%) hasta que la investigación revele un nivel más eficaz. La Arginina-L puede incluirse en la dieta al proporcionar un suplemento o una proteína de alto nivel de calidad.

Grasa y ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3 pueden tener un papel preventivo y terapéutico en la terapia del cáncer. Hay evidencia epidemiológica que sustenta el uso de ácidos grasos omega-3 en pacientes humanos con cáncer.1, 12. Se ha encontrado índices bajos de cáncer en poblaciones con un alta ingesta dietética de ácidos grasos omega-3, los cuales han demostrado reducir el riesgo de cáncer colorrectal, de próstata y de mama.1, 12 Los ácidos grasos omega-3 aumentan la respuesta inmunológica contra las células tumorales, incrementan la susceptibilidad del tumor al estrés oxidativo y disminuyen la producción de TNF-α. En los pacientes con cáncer, un alto nivel de ácidos grasos omega-3 tiene muchos beneficios clínicos, incluyendo reducción de la carcinogénesis, crecimiento del tumor y metástasis, así como efectos anticatabólicos.13, 15

En ensayos clínicos de perros con cáncer espontáneo, los altos niveles dietéticos de ácidos grasos omega-3 (concretamente ácido eicosapentaenoico [EPA] y ácido docosahexaenoico [DHA]) y arginina demostraron beneficiar a los perros con linfoma, carcinoma nasal, hemangiosarcoma, y osteosarcoma. 11,12 En un estudio doble ciego y de control placebo en que los perros recibían quimioterapia, el alimento de prueba con altos niveles de ácidos grasos omega-3 y arginina demostró reducir el ácido láctico de forma continuada durante un período de 12 semanas en comparación con el alimento de control.12 Los ácidos grasos omega-3 en conjunción con la arginina han demostrado influir en los signos clínicos, aumentar el tiempo de supervivencia, proporcionar un mayor tiempo de remisión, y mejorar la calidad de vida.12

Estudios clínicos que utilizan ácidos grasos omega-3 en los pacientes con cáncer

Varios ensayos clínicos bien controlados han evaluado el uso de un alimento complementario alto en grasas, bajo en carbohidratos, con arginina – aceite de pescado – en perros sanos y en perros sometidos a quimioterapia por linfoma o radioterapia por tumores nasales.16 En los perros sanos, los alimentos suplementados con un alto nivel de aceite de pescado aumentaron las concentraciones séricas de EPA y DHA en 1 semana. Estas concentraciones elevadas persistieron durante varias semanas después de haber discontinuado la suplementación dietética.16 En los perros sometidos a quimioterapia por linfoma, la suplementación con ácidos grasos omega-3 incrementó el tiempo de supervivencia, aumentó el intervalo libre de enfermedad, mejoró las alteraciones metabólicas y la calidad de vida.12 En los perros sometidos a radioterapia por tumores nasales, la suplementación con ácidos grasos omega-3 redujo el daño por radiación en el tejido normal.12

Aunque se han realizado ensayos clínicos con alimentos funcionales sólo para unos pocos tipos de cáncer, se han documentadlo anormalidades metabólicas subyacentes causadas por el cáncer en perros con muchos tipos de tumores.3, 4,12 Estos hallazgos sugieren que se puede esperar respuestas clínicas similares en los animales con diversos tipos de cáncer.

En general, los suplementos dietéticos con un alto nivel de aceite de pescado son seguros para los perros. Los potenciales efectos adversos incluyen pobre cicatrización de las heridas, coagulopatías (disfunción plaquetaria), trastornos gastrointestinales (heces blandas, diarrea), pancreatitis, aliento con olor a pescado e interacciones de nutrientes (por ejemplo, el requerimiento de vitamina E aumenta con la cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, entre ellos los ácidos grasos omega-3, en la comida).12 Dado el potencial de problemas graves de sangrado, los gatos con cáncer deben ser cuidadosamente vigilados cuando reciben alimentos suplementados con aceite de pescado o ácidos grasos omega-3.12

En general, es preferible utilizar alimentos terapéuticos comerciales que han sido formulados para ayudar en el manejo nutricional de perros con cáncer que utilizar alimentos típicos para mascotas con aceite de pescado y arginina. Dar un alimento terapéutico adecuado es más económico y más fácil que administrar múltiples suplementos diarios. Los ensayos clínicos han demostrado que más del 90% de perros aceptan y toleran los alimentos terapéuticos.12

Nutracéuticos

Vitaminas Antioxidantes

El uso de antioxidantes en pacientes con cáncer es un tanto controversial. Algunos profesionales de la veterinaria piensan que los antioxidantes mejoran la eficacia de la terapia del cáncer, la función inmune, disminuyen la toxicidad para las células normales y revierten los cambios metabólicos que contribuyen a la caquexia. Otros creen que los antioxidantes dietéticos pueden proteger a las células cancerosas contra el daño de la quimioterapia o la radioterapia. 11, 12 Se ha informado de que muchos pacientes humanos con cáncer utilizan suplementos de vitaminas como terapia complementaria, por lo general sin la recomendación o el conocimiento de su médico.17-20 Se asume que los propietarios de gatos y perros con cáncer también suelen proporcionar suplementos de vitamina; sin embargo, esto no ha sido estudiado.

La necesidad de vitamina E en la dieta está influenciada por la composición de los alimentos. Los requerimientos de vitamina E aumentan con un mayor nivel de ácidos grasos poliinsaturados (incluidos los ácidos grasos omega-3), agentes oxidantes y microelementos y disminuyen con el aumento de los niveles de vitaminas solubles en grasa, aminoácidos azufrados, y el selenio. Los fabricantes de muchos alimentos para mascotas han incrementado los niveles de vitaminas antioxidantes como las vitaminas E y C, ya que parecen mejorar la función inmune y reducir el daño celular en los animales normales. Sin embargo, el papel de las vitaminas antioxidantes en los animales con cáncer es mucho más complejo. Se necesitan estudios adicionales para determinar la ingesta óptima de nutrientes antioxidantes para gatos y perros con cáncer. En la actualidad, si el animal se alimenta con un alimento comercial completo y balanceado, la terapia con megadosis de vitamina parece no estar indicada. Los niveles de vitamina E y otros nutrientes antioxidantes deben estar acorde con los niveles de ácidos grasos poliinsaturados, microelementos y antioxidantes en los alimentos.

Microelementos

Las concentraciones séricas de zinc, hierro y cromo son más bajas en los perros con linfoma y osteosarcoma que en perros normales.21 El significado clínico de estas anomalías se desconoce, sobre todo porque los niveles séricos pueden o no estar correlacionados con los niveles tisulares de los microelementos. Para determinar la ingesta óptima de microelementos para gatos y perros con cáncer, se necesitan estudios adicionales. En la actualidad, la suplementación con microelementos parece no estar indicada si la mascota se alimenta con un alimento comercial completo y balanceado; sin embargo, la suplementación con microelementos es esencial si el propietario alimenta a su mascota con comida casera.

Glutamina

La glutamina puede tener un valor terapéutico específico para los gatos y perros con cáncer. La glutamina es un precursor esencial para la biosíntesis de nucleótidos y es un importante combustible oxidante para los enterocitos. La glutamina ha sido recientemente reconocida como un aminoácido condicionalmente esencial en determinados estados fisiológicos, incluyendo el estrés. La glutamina tiene varias funciones bioquímicas importantes y es una fuente preferida de energía para las células con rápido movimiento, como los linfocitos, los enterocitos y células cancerosas. Se ha demostrado que la glutamina estabiliza la pérdida de peso, mejora el metabolismo de las proteínas, la respuesta inmune y la función intestinal de barrera en modelos de cáncer en roedores y en ensayos clínicos en humanos.1 La ingesta óptima de glutamina para gatos y perros con cáncer no ha sido aún determinada. Estudios adicionales están garantizados. La glutamina es provista por alimentos para mascotas de alta calidad y con alto valor proteico.

Polifenoles del té

Los polifenoles del té, que se encuentra en las hojas de la planta del té Camellia sinensis, protegen contra cánceres inducidos por sustancias químicas o radiación ultravioleta. Se ha encontrado que los polifenoles del té también aumentan la eficacia de la quimioterapia en modelos de cáncer en animales.12, 22 Los suplementos de té verde están disponibles, pero no se ha establecido la dosis para los gatos y perros.

Vitamina A

Los derivados naturales y sintéticos de la vitamina A, también conocidos como retinoides, están siendo estudiados por sus efectos sobre el cáncer. Las funciones de la vitamina A incluyen la promoción del crecimiento, la diferenciación y mantenimiento de los tejidos epiteliales y el mantenimiento de las funciones reproductivas y visuales. El ácido retinoico afecta la diferenciación y la proliferación de células epiteliales mediante la unión y activación de receptores nucleares específicos que pueden modificar las tasas de transcripción genética. Los estudios en seres humanos y en animales sugieren que los retinoides, solo o con otros agentes, puede ser eficaces en el tratamiento de ciertos tipos de tumores malignos. Los retinoides promueven la diferenciación celular y pueden aumentar la susceptibilidad de las células cancerosas a la quimioterapia y la radioterapia.1

Conclusión

Los dueños de las mascotas están muy conscientes del cáncer en los seres humanos; por lo que, como miembros del equipo de atención médica, los veterinarios necesitan tratar a los gatos y perros con cáncer y sus propietarios en una manera positiva, compasiva y actualizada. La terapia nutricional y la suplementación nutracéutica pueden influir en el tiempo de remisión, el tiempo de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes veterinarios con cáncer. Los veterinarios deben garantizar que los clientes entiendan el diagnóstico de cáncer, lo que significa para sus mascotas, y las recomendaciones para el tratamiento. A su vez, tienen el papel fundamental de educar a los dueños de las mascotas sobre la importancia de la nutrición en el manejo del cáncer. Los veterinarios pueden indicar que la terapia de nutrición (1) puede ayudar a que las mascotas vivan más tiempo y se sientan mejor y (2) puede ayudar a involucrar a los dueños de las mascotas en el cuidado y el tratamiento de sus mascotas.

Referencias

1. Saker KE, Selting KA. Cancer In: Hand MS, Thatcher CD, Remillard RL, et al, eds. Small Animal Clinical Nutrition. 5th ed. Topeka: Mark Morris Institute; 2010:587-607.

2. Fearon KC, Voss AC, Hustead DS. Definition of cancer cachexia: effect of weight loss, reduced food intake, and systemic inflammation on functional status and prognosis. Am J Clin Nutr 2006;83:1345-1350.

3. Ogilvie GK, Walters L, Salman MD, et al. Alterations in carbohydrate metabolism in dogs with non-hematopoietic malignancies. Am J Vet Res 1997;56:277-281.

4. Mazzaferro EM, Hackett TB, Stein TP, et al. Metabolic alterations in dogs with osteosarcoma. Am J Vet Res 2001;62:1234-1239.

5. Costelli P, Baccino FM. Cancer cachexia: from experimental models to patient management. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2000;3:177-181.

6. Inui A. Cancer anorexia-cachexia syndrome: current issues in research and management. CA Cancer J Clin 2002;52:72-91.

7. Ogilvie GK, Vail DM, Wheeler SL. Alterations in fat and protein metabolism in dogs with cancer [abstract]. Proc Vet Cancer Soc 1988:31.

8. Langhans W. Peripheral mechanisms involved with catabolism. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2002;5:419-426.

9. Ogilvie GK, Ford RD, Vail DM, et al. Alterations in lipoprotein profiles in dogs with lymphoma. J Vet Intern Med 1994;8:62-66.

10. Hansell DT, Davies JW, Shenkin A, Burns HJ. The oxidation of body fuel stores in cancer patients. Ann Surg 1986;204:637-642.

11. Forrester SD, Roudebush P, Davenport DJ. Supportive care of the cancer patient: nutritional management of the cancer patient. In: Henry CJ, Higginbotham ML, eds. Cancer Management in Small Animal Practice. Maryland Heights, MO: Saunders Elsevier; 2010:167-187.

12. Roudebush P, Davenport DJ, Novotny BJ. The use of nutraceuticals in cancer therapy. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2004;34:249-269.

13. Bougnoux P. Omega-3 polyunsaturated fatty acids and cancer. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 1999;2:121-126.

14. Zhou J-R, Blackburn GL. Dietary lipid modulation of immune response in tumorigenesis. In: Heber D, Blackburn GL, Go VLW, eds. Nutritional Oncology. San Diego: Academic Press; 1999:195-213.

15. Ross JA, Moses AGW, Fearon KCH. The anti-catabolic effects of omega-3 fatty acids. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 1999;2:219-226.

16. Hansen RA, Ogilvie GK, Davenport DJ, et al. Duration of effects of dietary fish oil supplementation on serum eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid concentrations in dogs. Am J Vet Res 1998;59:864-868.

17. Metz JM, Jones H, Devine P, et al. Cancer patients use unconventional medical therapies far more frequently than standard history and physical examination suggest. Cancer J 2000;7:149-154.

18. Sandler RS, Halabi S, Kaplan EB, et al. Use of vitamins, minerals, and nutritional supplements by participants in a chemoprevention trial. Cancer 2001;91:1040-1045.

19. Ernst E. Complementary therapies in palliative cancer care. Cancer 2001;91:2181-2185.

20. Bernstein BJ, Grasso T. Prevalence of complementary and alternative medicine use in cancer patients. Oncology (Hunting) 2001;15:1267-1272.

21. Kazmierski KJ, Ogilvie GK, Fettman MJ, et al. Serum zinc, chromium and iron concentrations in dogs with lymphoma and osteosarcoma. J Vet Intern Med 2001;15:585-588.

22. Ahmad N, Mukhtar H. Green tea polyphenols and cancer: biologic mechanisms and practical implications. Nutr Rev 1999;57:78-83.

Reto Veterinario

Los perros con cáncer pueden tener elevados niveles de _____________ en la sangre

a) Insulina
b) Lactato
c) ni a ni b
d) a y b

En los seres humanos, las alteraciones metabólicas debido al cáncer están asociadas con

a) altas tasas de mortalidad
b) caquexia
c) una disminución de la respuesta a la terapia
d) todas las anteriores

¿Qué citocina altera las proteínas y el metabolismo de las grasas en los pacientes con cáncer?

a) factor de necrosis tumoral
b) lipoproteína lipasa
c) interleucina -3
d) prostaglandina F2α

Los factores nutricionales claves en los animales con cáncer incluyen

a) carbohidratos solubles, proteínas y ácidos grasos omega 3
b) carbohidratos solubles, polifenoles y cisteínas
c) carbohidratos insolubles, polifenoles y arginina
d) carbohidratos insolubles, proteínas y calcio

Muchos alimentos secos no son ideales para pacientes veterinarios con cáncer ya que estos alimentos tienden a tener contenidos relativamente altos de __________y contenidos bajos de________

a) proteínas; grasas
b) ácidos grasos omega 6; ácidos grasos omega 3
c) grasas; arginina
d) carbohidratos solubles; grasas

Algunas células del tumor tienen dificultad al usar________ como fuente de energía.

a) carbohidratos
b) lactato
c) lípidos
d) proteína

Para algunos perros con cáncer, la proteína en la dieta debe ser  ______ digerible y debe estar  ______ de los niveles de mantenimiento.

a) altamente; por debajo
b) moderadamente; por debajo
c) altamente; por encima
d) emoderadamente; por encima

En ensayos clínicos, los perros que consumen una dieta a base de arginina y aceite de pescado (ácidos grasos omega 3) mientras reciben terapia contra el cáncer tienen

a) una mayor remisión
b) un mayor tiempo de sobrevivencia
c) una mejor calidad de vida
d) todas las anteriores

En ensayos clínicos de perros con cáncer espontáneo, los altos niveles de ácidos grasos omega 3 y arginina en la comida benefician a los perros con

a) linfoma
b) carcinomas nasales
c) hemangiosarcomas
d) todas las anteriores

¿Qué afirmación con respecto al suplemento de vitaminas en los perros es verdadera?

a) El nivel de vitamina E debe ser apropiado para los niveles de ácidos grasos poliinsaturados en la sangre
b) La vitamina E puede revertir la caquexia cancerosa
c) Se recomienda grandes dosis de vitaminas para perros que reciben dietas secas comerciales
d) Todas las anteriores

  • Comenta con tu cuenta de Facebook
  • Comentarios

Por favor acceda con su usuario y contraseña para comentar Ingresar

Log In