La espironolactona: Una promisoria terapia adyuvante para la enfermedad de la válvula mitral mixomatosa

Por: Avi Blake, DVM

Foto: cavalierhealth.org

La medicina humana una vez más le ha presentado a los veterinarios la posibilidad de mejorar la calidad de vida y los tiempos de supervivencia de muchos pacientes caninos. La espironolactona, un inhibidor selectivo de la aldosterona, ha demostrado disminuir la mortalidad en personas con insuficiencia cardíaca congestiva. A medida que la insuficiencia cardíaca avanza, la aldosterona aumenta con la estimulación de diferentes sistemas neurohormonales. Estos sistemas actúan para compensar la deficiente función cardíaca. La aldosterona, sin embargo, aumenta el volumen de líquido extracelular, ejerciendo una mayor presión en el corazón. Además, tiene un efecto negativo directo sobre el músculo cardíaco y la vasculatura. En las personas, esta exposición a largo plazo a altas concentraciones de aldosterona resulta en fibrosis – algo malo en los casos de enfermedades cardíacas.

Los tratamientos convencionales para tratar la insuficiencia cardíaca incluyen los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y la furosemida. Los inhibidores de la ECA son pobres supresores de la secreción de aldosterona tanto en las personas como en los perros. Además, la furosemida aumenta la secreción de aldosterona. Fue por estas razones que investigadores en Europa llevaron a cabo un estudio de campo doble ciego en perros con enfermedades naturales de la válvula mitral mixomatosa (MMVD, por sus siglas en inglés) para comprobar los posibles beneficios de la adición de la terapia con espironolactona a los tratamientos convencionales.

Más de 200 perros fueron incluidos en el estudio, que consistió de dos fases: una evaluación a corto plazo que incluía un estudio de dos y tres meses, y una evaluación a largo plazo (estudio de 12 meses) que incluía a los perros que habían completado uno de los estudios a corto plazo. En la presentación, todos los perros presentaban regurgitación mitral moderada a severa causada por MMVD con una clasificación de II o III según el International Small Animal Cardiac Health Council (Consejo Internacional de Salud Cardiovascular en pequeños animales). Para participar, los perros también tenían que mostrar un mínimo de tres signos clínicos incluyendo tos, disnea o síncope, y al menos un signo de comportamiento, tales como disminución de la actividad, disminución de la movilidad o comportamiento alterado.

Los perros fueron tratados con terapias convencionales, entre ellas con inhibidor de la ECA y furosemida. También se permitió el tratamiento con digoxina o L-carnitina. Los veterinarios podían ajustar la dosis según lo necesario durante todo el estudio. Además de esta terapia, se utilizó espironolactona (2 mg/kg por vía oral una vez al día) o un placebo. Todas las evaluaciones clínicas se llevaron a cabo en los perros durante la primera semana y los días 28, 56 y 84. Para el estudio a largo plazo, se continuó con las evaluaciones a intervalos de tres meses.

Los resultados del estudio fueron alentadores. Para los perros tratados con espironolactona, la tasa de supervivencia de 18 meses fue de 84% frente al 66% en el grupo de control. Un punto final primario (muerte relacionada con problema cardíaco, eutanasia o empeoramiento severo de la insuficiencia mitral) se alcanzó en sólo el 10.8% de los pacientes que recibieron espironolactona en comparación con el 25.5% de quienes recibieron placebo. Los resultados fueron aún más sorprendentes cuando se consideró sólo la mortalidad relacionada con problemas cardíacos, donde hubo una reducción del 69% en el riesgo cuando el animal era tratado con espironolactona.

Este estudio fue publicado en el Journal of Veterinary Internal Medicine a principios de este año, y aunque no proporciona todas las respuestas para mejorar la calidad y cantidad de vida de los pacientes caninos con problemas cardíacos, sí ofrece algunos datos nuevos y sorprendentes para mejorar potencialmente el tratamiento de la regurgitación mitral causada por la MMVD.

Bernay F, Bland JM, Häggström J, et al. Efficacy of spironolactone on survival in dogs with naturally occurring mitral regurgitation caused by myxomatous mitral valve disease. J Vet Intern Med 2010;24(2):331-341.

Resumen en inglés disponible en http://www3.interscience.wiley.com/journal/123262185/abstract

  • Comenta con tu cuenta de Facebook
  • Comentarios
10
  1. 11/10/2011 at 7:41 AMAngelines.  Responder

    ¿ Es recomendable introducir espironolactona en un perro con soplo grado 3, totalmente asintomatico ?

Por favor acceda con su usuario y contraseña para comentar Ingresar

Log In