¿Estás valorando tu Clínica Veterinaria como una Empresa?

Por Víctor Guerra Rodríguez
Docente en Administración y Marketing de Clínicas y Hospitales

En estas últimas fechas las cosas están sufriendo constantes cambios, y todo parece ir de mal en peor como acostumbramos decir, este año ha habido reformas internacionales, incrementos para todas las gamas de productos (Farmacéuticos, Biológicos, Alimentos, Accesorios u otros), van surgiendo nuevos profesionistas con mucho mas formación o actualidad, se están estancando algunas Clínicas Veterinarias y Hospitales, los precios por estas altas y bajas se están volviendo un desastre.

Los clientes nuevos que llegan a la Clínica y Hospital apenas están permitiendo amortiguar los ingresos del negocio, estamos en tiempos donde ellos ya están más informados, comienzan a medir casi con lupa cada servicio o venta de productos, están menos dispuestos a pagar dinero en pruebas complementarias de gabinete y en medicina preventiva.

Bajo este contexto iniciamos este 2017 donde los servicios y ventas de las Clínicas y Hospitales Veterinarios han disminuido notablemente, algunos se mantienen, otros producen en equilibrio, pero en qué circunstancias te encuentras tú, que no permites fluir tu negocio pero sobre todo porque no te permites de verdad crecer y ser una empresa totalmente productiva.
Sin embargo, algunos Veterinarios han sabido optar por vivir en la incertidumbre en el negocio, existiendo diversas perdidas económicas, perdiendo o dejar ir valiosos clientes y no saber cómo retenerlos, con incrementos de costos, bajando la capacidad de infraestructura de equipos y aunadas las depreciaciones de los mismos, y a nivel de colaboradores también bajando su involucramiento pero sobre todo de su motivación. Como Veterinarios estamos permitiendo baja productividad, desconocimiento de estrategias de servicio, mala comunicación de los objetivos y de la propuesta de valor tanto a: Personal, Clientes y finalmente a nuestros pacientes, esto puede traer consigo tal vez una improbable persistencia de poder abrir nuevamente nuestra Clínica u Hospital Veterinario.

Hoy es el día de decir basta, NO me permito dejar de valorar mi empresa, pero sobre todo ello permitirme ser un verdadero empresario. Por tanto quiero invitarte a pensar un momento y atreverte a valorar en lo que tanto has aprendido, donde todos tus ahorros se han invertido y que por tanto el destino de tú futuro, DEPENDE DE TI para cambiar y valer lo que siempre has deseado.