Neoplasias Cardiacas en Perros

Las enfermedades pericárdicas caninas son algunas de las principales causas de insuficiencia cardíaca derecha, y con frecuencia no son diagnosticadas o se realiza el diagnóstico equivocado.

La acumulación de líquido en la cavidad pericárdica genera un aumento de la presión intrapericárdica que puede llegar a superar a la presión en el atrio derecho, comprometiendo el llenado y la función cardíaca. El taponamiento cardíaco por elevación de la presión intrapericárdica puede ser agudo o crónico, y su presentación depende de la causa de la colecta, de la velocidad de producción, del volumen presente y de la elasticidad del saco pericárdico.

Las neoplasias cardíacas caninas son una causa frecuente de colecta pericárdica.

Sus consecuencias dependen del tipo, tamaño y localización del tumor, de la presencia de colecta líquida o de fibrosis pericárdica. La presencia de pequeñas masas puede ser asintomática, pero masas grandes producen compresión de estructuras cardíacas o de vasos sanguíneos comprometiendo el retorno venoso o la eyección de sangre por parte de los ventrículos, además de causar derrame pericárdico.

Neoplasias cardíacas en perros:

Hemangiosarcoma: puede desarrollarse de la aurícula derecha, de la pared lateral del atrio derecho o de la unión entre atrio y ventrículo derecho. Con frecuencia se proyecta al espacio pericárdico y produce colecta. En ocasiones obstruye el flujo hacia el ventrículo derecho,

Neoplasias de base cardíaca: son tumores de células quimiorreceptoras o quimiodectomas. Suelen invadir la raíz de la aorta y estructuras circundantes. Generalmente son masas grandes que generan colecta pericárdica. La incidencia es mayor en razas braquicefálicas y en machos. Toda masa localizada cerca de la raíz aórtíca es sugestiva de tumor de base cardíaca.

Mesotelioma: suele ser un proceso neoplásico difuso que no genera masas identificables por ecocardiografía. Produce colecta pleural y/o pericárdica. Afecta con mayor frecuencia a animales de talla chica o mediana El diagnóstico citológico es poco sensible para este tumor, debido a que es difícil diferenciar las células de un mesotelioma de las células mesoteliales reactivas. El diagnóstico requiere de toracotomía y biopsia.

Otros tumores : la bibliografía menciona casos de mixoma, fibrosarcoma, tumor tiroideo ectópico, carcinoma de células escamosas, condrosarcoma, rabdomiosarcoma, metástasis ( linfoma, sarcoma, carcinoma)

El motivo de la consulta suele ser distensión abdominal por ascitis, disnea por efusión pleural o pérdida de estado físico o de peso. El examen clínico es muy importante para realizar el diagnóstico presuntivo de patología pericárdica e indicar la evaluación ecocardiográfica.

Examen clínico de las neoplasias cardiacas en perros

La presencia de una colecta pericárdica leve o de un tumor pequeño puede ser asintomática. En los pacientes que presentan colecta importante o taponamiento cardíaco se puede observar ingurgitación yugular, marcada atenuación de los ruidos cardíacos y signos de insuficiencia cardíaca derecha (hepatomegalia, ascitis, etc.). Habitualmente no se ausculta soplo ni arritmias, aunque pueden presentarse si el tumor infiltra el miocardio. El pulso suele ser de amplitud disminuida por la disminución de la descarga sistólica.

La radiografía torácica puede mostrar el agrandamiento de la imagen cardíaca; sin embargo, con frecuencia la presencia de colecta pleural enmascara la silueta cardíaca. En ocasiones la existencia de un tumor en la base cardíaca produce una elevación de la tráquea.

Análisis citológico del líquido pericárdico

La evaluación citológica del líquido pericárdico es poco sensible para el diagnóstico de neoplasias cardíacas. Generalmente es un líquido de características hemorrágicas sin tendencia a la coagulación

La evaluación citológica esta dificultada por:

– la ausencia de células tumorales en el líquido pericárdico en caso de tumores que no exfolian (falso negativo)

– la presencia de células mesoteliales reactivas en el líquido pericárdico que son fácilmente confundibles con células neoplásicas (falso positivo).

Las neoplasias más frecuentes en caninos (hemangiosarcoma, quimiodectoma) rara vez exfolian al líquido pericárdico

Valor de la ecocardiografía para la evaluación de neoplasias cardiacas

La ecocardiografía es el método habitual de diagnóstico no-invasivo más sensible y seguro para detectar derrame pericárdico y la presencia de una tumoración en relación a las estructuras cardíacas. Debe evaluarse con cuidado el atrio y aurícula derechos, el pericardio parietal y la base de la aorta.

La presencia de derrame pericárdico brinda un excelente contraste.

La ecocardiografía bidimensional (2-D) permite la visualización de masas cardíacas o intrapericárdicas. Se debe evaluar:

– localización

– tamaño

– textura sonográfica

– fijación (pedunculada o de base ancha)

– extensión

– invasión del miocardio subyacente

Estos datos permiten estimar las posibilidades de resección quirúrgica o de biopsia. Se debe remarcar que la falta de visualización de una masa no excluye la posibilidad de neoplasia. Algunos tumores pueden no observarse según su tamaño, localización y período de evolución. También debemos considerar que el mesotelioma es una neoplasia difusa que no genera una masa suficientemente grande para poder ser visualizada por ecocardiografía. Puede conducir a un diagnóstico equivocado de colecta hemorrágica idiopática

Las neoplasias más frecuentes en mascotas son (quimiodectoma, hemangiosarcoma) producen masas visibles.

Autor: M.V. Rafael J. Bökenhans

Fuente: https://www.foyel.com