Desafíos en el manejo de los parásitos

Desafíos en el manejo de los parásitos

Por: Silene Young, DVM

¿Alguna vez ha tenido uno de esos días en que incluso el caso más simple lo envía a su biblioteca de referencia para revisar un diagnóstico o tratamiento?  Cuando se trata de parásitos comunes en los gatos y los perros, le puede suceder a cualquiera.

Comunicación con el cliente: Tomarse un tiempo para explicar a los clientes cómo se desarrolla una infección por parásitos, cuáles son las expectativas y la importancia de cumplir el tratamiento es esencial para obtener un buen resultado.

El manejo y la explicación de estos casos pueden ser frustrantes y desafiantes para los dueños de las mascotas, quienes esperan una simple desparasitación o un único tratamiento contra las pulgas para que sus mascotas estén limpias y libres de parásitos.
Aquí hay dos desafíos.  El primero es manejar la condición médica del paciente.  El segundo es manejar las expectativas y las experiencias del cliente, de modo que él o ella esté preparado (a) a medida que el plan de tratamiento avanza.

Múltiples parásitos GI en los gatos

Es común ver un gatito de origen desconocido con diarrea continua.  A menudo, estos gatitos están un tanto inmunodeprimidos, ya sea por una enfermedad viral concurrente o sólo por malnutrición o negligencia.  Los resultados del análisis fecal pueden dar positivo para especies de Giardia, Isospora, ascárides, anquilostomas, Cryptosporidium o una combinación de los mismos.

Es difícil intentar identificar cuál es el parásito que causa el problema, y, de hecho, puede ser que la combinación está originando la severidad de los signos clínicos.

Una base de datos de diagnóstico estándar, incluyendo el estado del virus de la leucemia felina y del virus de la inmunodeficiencia felina, un trabajo sanguíneo básico, una examinación externa de parásitos y un método centrífugo-flotación de heces junto con ELISA para detectar especies de Giardia ayudarán a identificar los límites de las preocupaciones.

Para resolver de manera satisfactoria la diarrea, será crucial entablar una comunicación con el cliente referente a una dieta adecuada, el uso de probióticos de ser posible y los detalles de un programa de desparasitación adecuado.

Informe a los clientes que puede ser necesario tomar varias muestras fecales a fin de evaluarlas durante semanas o meses.  Además, dígales que necesitan asegurar la administración de todos los medicamentos prescritos en su totalidad y según las indicaciones, e infórmeles que sus mascotas deberán ser alejadas de otras mascotas de la casa hasta acabar con los parásitos.

Puede recomendar productos tales como imidacloprid y moxidectina, emodepside y praziquantel, selamectin u otros.  Los antiparasitarios complementarios como pamoate de pyrantel – praziquantel, pamoate de pyrantel o fenbendazol se pueden utilizar entre los productos mensuales a fin de acabar con los parásitos con períodos prepatentes cortos.

A pesar de que las infecciones por especies de Isospora a menudo se resuelven por sí solas, los gatitos severamente afectados pueden beneficiarse con sulfadimetoxina, que es en principio un coccidiostato utilizado a diario durante 10-20 días en una dosis oral de 50mg/kg, o con el uso fuera de prescripción de ponazuril, que es coccidiocidal y que puede administrarse en una dosis oral de 20 mg/kg una vez al día durante dos o tres días.

No olvide excluir la infección con especies de Cryptosporidium y Tritrichomonas foetus si la diarrea persiste y los tratamientos tradicionales resultan infructuosos o incompletos.

Ocasionalmente, estos gatitos continúan experimentado diarrea, incluso después de que las pruebas dieron un resultado negativo y ellos aparentan estar ágiles, activos y saludables.  Los gatitos pueden tener problemas residuales GI, por lo que necesitan una terapia continua de suplementos o una dieta hasta que sus sistemas se recuperen por completo.  Algunas discusiones entres los expertos indican que la enfermedad viral subyacente puede estar dañando la mucosa GI y predisponiendo a estos gatitos a las infecciones por parásitos y a la diarrea una vez que se acaba con los parásitos.

La clave en estos gatitos es darles tiempo para que estabilicen sus sistemas inmunológicos.  Una vez que la mascota esté estable el tiempo a menudo es la cura.  Entonces no abrume a los gatitos con medicamentos, sino trate primero los parásitos más patogénicos (tales como los anquilostomas, que resultan en anemia), y proporcione una dieta saludable.

Tampoco olvide el control ambiental, que incluye el mantenimiento exhaustivo de la caja de arena (limpieza con lejía diluida) y el aseo de los gatos después de los tratamientos de desparasitación a fin de evitar una reinfección.  Este es también un momento ideal para comunicar la necesidad de un control de parásitos duradero y efectivo todo el año.

Infección crónica por anquilostoma en perros

Estas infecciones en los perros frustran a los dueños de las mascotas y a los veterinarios. Debido a que el período prepatente es tan corto (dos semanas), muchos productos de aplicación mensual no librarán a un perro de una infección persistente y más bien permitirán que el perro se vuelva a infectar entre las dosis.  Estos perros pueden ser coprófagos, además pueden estar visitando un parque de perros o estar caminando en un ambiente contaminado.  También pueden estar experimentando fuga de larvas, que involucra la migración constante de larvas desde las paredes intestinales o tejidos a los intestinos. Discuta estos potenciales problemas medioambientales con el dueño, y esfuércese por eliminar cualquier posible fuente de reinfección.

Si el perro está recibiendo un preventivo mensual para los gusanos del corazón, entonces, agregue un antiparasitario apropiado durante el tratamiento cada dos semanas al menos dos veces para un total de cuatro tratamientos de desparasitación.  Recuerde que muchos preventivos mensuales para los gusanos del corazón contienen antiparasitarios que matarán los anquilostomas, pero no evitan los parásitos intestinales.  Sólo eliminan lo que está en el sistema en aquel momento.  Lo que están evitando es la enfermedad del gusano del corazón, al ser utilizado sobre una base mensual, debido al período prepatente extendido del parásito Dirofilaria immitis.  Este concepto es difícil para los clientes y vale la pena que se tome unos pocos minutos de su tiempo para explicarles.

Además, el aseo de los perros (utilizando guantes) un día después de la desparasitación y la exhaustividad en la limpieza fecal del medioambiente pueden también contribuir al éxito del tratamiento ya que los huevos de los anquilostomas no son generalmente tan selectivos, medioambientalmente hablando, como lo son los huevos de las ascárides o los tricocéfalos.  Por supuesto, evitar los ambientes potencialmente contaminados puede también ser necesario para evitar la reinfección.

Infección persistente por tricocéfalo en perros

Los tricocéfalos tienen el período prepatente más largo de los parásitos intestinales comunes en los perros, aproximadamente de 74 a 90 días.  Además, los huevos de las especies de Trichuris pueden vivir durante años en el ambiente, lo cual hace difícil evitar la reinfección en los perros.

Un caso típico puede presentarse en un perro adulto con diarrea recurrente.  El perro mejora después de un tratamiento de desparasitación adecuado pero regresa a la clínica varios meses después y una vez más tiene resultados positivos para tricocéfalos. Los clientes pueden frustrarse y muchos no pueden entender que el perro está volviéndose a infectar y que los tratamientos posiblemente están funcionando.

Steward recomienda dejar que los dueños de las mascotas sepan que los tricocéfalos pueden necesitar un tratamiento de por vida en un perro que tiene acceso a un ambiente contaminado.

La utilización de un preventivo mensual para los gusanos del corazón junto con un tratamiento aprobado para tricocéfalos todo el año ayudará a brindar un buen control en este tipo de paciente.  El tratamiento mensual puede limitar la enfermedad a una naturaleza subclínica si el perro vuelve a exponerse regularmente manteniendo minimizada la carga del parásito.

Giardiasis, ¿de nuevo?

Hay varios asuntos frustrantes con la infección por especies de Giardia, incluyendo a una mascota que tiene un resultado positivo en una prueba fecal o ELISA para especies de Giardia pero no está mostrando signos clínicos de la enfermedad.  Se recomienda tratar a estas mascotas y a cualquier compañero de la casa que está en contacto con una terapia simple.  Luego, si todas las mascotas continúan permaneciendo asintomáticas pero aún tienen resultados positivos, los tratamientos adicionales no están garantizados.  La giardiasis es una preocupación seria en los hogares con personas inmunodeprimidas.

Fenbendazol en dosis de 50 mg/kg o febantel en dosis prescritas tienen la mejor eficacia contra las especies de Giardia y deben utilizarse una vez al día por cinco días consecutivos.  El tratamiento en combinación con metronidazol (25 mg/kg dos veces al día durante cinco días) también se puede utilizar.

También se aconseja el manejo medioambiental, incluyendo el corte o el aseo después de la desparasitación.  Además, la identificación y la limpieza del agua potencialmente contaminada ayuda a controlar los continuos problemas con la giardiasis, especialmente en las situaciones de perreras o refugios.

Las ascárides rondan

“No hace mucho tiempo, traté a tres gatos – dos adultos y un recién rescatado gatito doméstico – que repetidamente tenían resultados positivos para ascárides en sus exámenes fecales”, comenta Cathy Lund, DVM, of City Kitty Veterinary Care for Cats.  Los gatos estaban recibiendo preventivos mensuales y habían pasado repetidos tratamientos de desparasitación con conocidos medicamentos efectivos pero seguían presentado huevos de ascárides.

Lund recomendó una limpieza de la caja de arena, consideró si los gatos estaban tomando las dosis apropiadas y finalmente consiguió una resolución exitosa.  “Le pedí al dueño que aísle a los gatos y que le dé a cada uno su propia caja de arena, y los traté mensualmente con imidacloprid-moxidectina y, entre estas dosis, con pamoato de pyrantel”, dice Lund.

Al igual que con otros parásitos discutidos en este artículo, la reinfección es un problema común, y el manejo creativo del ambiente, tal como lo indica Lund, es a menudo un factor necesario para lograr una resolución exitosa de la enfermedad.
Pulgas, pulgas, pulgas
Con la gran cantidad de productos efectivos en el mercado para la prevención y el tratamiento de las pulgas, puede resultar sorprendente que este parásito encuentre un lugar en la actual discusión.  Sin embargo, continúa siendo uno de los parásitos más comunes que los veterinarios y los clientes se esfuerzan por manejar efectivamente.

Las razones potenciales más allá de esta dificultad pueden incluir:

  • Confusión sobre los productos disponibles
  • La aplicación mensual estándar recomendada para un parásito cuyo ciclo de vida es de tres semanas.
  • El incumplimiento por parte de los clientes en el protocolo de aplicación.
  • Los veterinarios no invierten el tiempo necesario con los clientes para debatir sobre el control de las pulgas.

Tener protocolos en su hospital para el diagnóstico, tratamiento y el control de enfermedades por parásitos es tan importante como tener un protocolo para las vacunas o cualquier otra enfermedad.

El dueño de un gato con dermatitis alérgica por pulgas que no cumple con las recomendaciones para el tratamiento de las pulgas puede no darse cuenta de que las pulgas no son el resultado de tener una casa sucia o que el gato salga a los exteriores.  De hecho, otra mascota o incluso el propio dueño podrían estar llevando las pulgas a la casa y, a pesar de que el dueño nunca ve una pulga real en el gato, la mascota puede estar quitándose las pulgas mientras las come.

Tener una discusión sincera con el dueño del gato y explicar la necesidad de una prevención mensual y efectiva todo el año ayudará resolver la incomodidad de esta mascota.

Muchas de las mascotas con problemas crónicos de pulgas están nuevamente infectándose.  El dueño no está llevando el tratamiento efectivamente, y el resultado es no solamente una mascota con pulgas sino que potencialmente con problemas de parásitos continuos.

Entonces, ¿cuáles son los asuntos que necesita abordar en los frustrantes casos de pulgas? Siéntese con el dueño de la mascota, y utilice la siguiente lista de verificación para identificar cualquier brecha potencial en la prevención:

  • ¿El producto se administra a un intervalo recomendado?  (Verifique la historia de compra del cliente a fin de identificar los intervalos).
  • ¿El producto se administra adecuadamente (por ejemplo, el tópico se aplica en la piel y no en el pelaje; el producto oral está siendo ingerido o escupido)?
  • ¿La dosis es la correcta?  ¿El dueño está compartiendo el producto entre las mascotas?
  • De utilizar un producto tópico, ¿cuál es la historia de inmersión en agua de la mascota (por ejemplo, frecuencia de nado, baños medicados)?
  • ¿Todas las mascotas de la casa están bajo tratamiento, incluyendo el gato que vive en los exteriores?
  • De utilizar un producto tópico, ¿realmente se está aplicando el producto?  ¿El tubo se abre de manera adecuada?

En los casos persistentes, puede desear discutir el manejo medioambiental (tratar la casa y el patio).