Los cachorros separados prematuramente de sus camadas pueden desarrollar problemas de comportamiento en la adultez

Los cachorros separados prematuramente de sus camadas pueden desarrollar problemas de comportamiento en la adultez

Según un estudio publicado en línea en The Veterinary Record, los cachorros que son separados de sus madres antes de tiempo son mucho más propensos a desarrollar posibles comportamientos problemáticos en la edad adulta en comparación con los que se quedan con la camada por un mínimo de dos meses.

Los investigadores italianos manifiestan que esto es crucial ya que los problemas de comportamiento pueden afectar las relaciones con los propietarios y aumentan el riesgo de posterior abandono.

Los descubrimientos se basaron en 140 perros adultos, setenta de los cuales habían sido separados de su camada y adoptados entre los 30 y 40 días de vida, y los otros setenta habían sido separados de la camada a los 60 días.

A todos los propietarios de los perros, que eran clientes de muchas clínicas veterinarias en Nápoles, Italia, se les pidió que contestaran una encuesta telefónica que incluía preguntas sobre la procedencia, raza y una serie de comportamientos potencialmente problemáticos de los canes.

Estos comportamientos incluyen destructividad, ladridos excesivos, posesividad alrededor de la comida y/o juguetes, búsqueda de atención, agresividad, juegos a morder, miedo al caminar y reacción a los ruidos.

En el momento de la investigación los perros tenían entre 18 meses y siete años. La mitad de los canes provenían de una tienda de mascotas, mientras que uno de cada tres procedía de un familiar o amigo, los demás venían de un criador. Ninguno de los perros en el estudio procedía de un refugio ni tenía traumatismos evidentes.

Los comportamientos más frecuentemente reportados fueron búsqueda de atención y reacción a los ruidos. Los perros menores de 36 meses eran mucho más propensos a destruir y perseguir la cola que los animales más viejos.

Con excepción de comer productos no nutritivos, agredir al propietario, lamer la pata y mirar las sombras, todos los comportamientos, independientemente de su raza, estado de esterilización o tamaño, fueron significativamente más frecuentes entre los perros que habían sido separados de sus camadas antes de los 60 días.

Del mismo modo, algunos comportamientos fueron más comunes en los perros provenientes de las tiendas de mascotas que habían sido separados tempranamente de sus camadas en comparación con los perros de las tiendas de mascotas que fueron separados a los 60 días.

Los autores indican que generalmente se acepta que los perros experimenten un período sensible, el período de socialización, durante el cual las experiencias sociales y los estímulos tienen un mayor efecto en el desarrollo de su temperamento y comportamiento que cuando ocurren después”.

La evidencia apunta cada vez más a una mezcla de factores genéticos, ambientales y experimentales que permanentemente puede volver a configurar el ADN, así que puede dejar efectos duraderos, según los autores.

Además indican que la separación temprana de la madre y la camada, especialmente cuando se combina con el alojamiento en una tienda de mascotas, puede afectar la capacidad del cachorro para adaptarse a nuevas condiciones ambientales y relaciones sociales más adelante.

Los investigadores concluyen que la intervención conductual puede abordar el desarrollo de comportamientos problemáticos y mejorar la relación del perro con los propietarios, y con el tiempo reduce el número de perros abandonados.

VetPraxis