Antiarrítmicos de uso más frecuente en caninos y felinos: Quinidina

Antiarrítmicos de uso más frecuente en caninos y felinos: Quinidina

Quinidina

Propiedades

  • Deprime las distintas causas fisiológicas de aumento del automatismo cardiaco (capacidad de producir estímulos) y algunas de las causas no fisiológicas.
  • Aumenta el periodo refractario auricular.
  • Reduce la velocidad de conducción auriculo-ventricular (o atrio-ventricular) (A-V).

 

cuadro_quinidina

Indicaciones

  • Taquiarritmias supraventriculares (especialmente en la taquicardia auricular
    paroxística, y además en flúter auricular y fibrilación auricular –ver figuras-).
electro_001

Dos casos de fibrilación auricular en un perro. Una de las arritmias que puede manejarse con quinidina.

  • Taquicardias ventriculares.

 

Interacciones

  • Se aumentan notablemente sus efectos en estados de hipoproteinemia, acidosis
    metabólica, enfermedad renal e hipercaliemia.
  • Aumenta los niveles séricos de digoxina.
  • La cimetidina retrasa su metabolismo hepático y prolonga su acción, puede
    contribuir a producir un cuadro de toxicidad por dosis acumuladas.

 

Efectos adversos y toxicidad

  • Frecuentemente alteraciones gastrointestinales.
  • Hipotensión, disminución de la contractilidad cardiaca, debilidad y/o síncopes.
  • Ocasionalmente, dermatopatías, trombocitopenia o fiebre.
  • Una exacerbación de taquiarritmias ventriculares o un bloqueo aurículo-ventricular
    pueden ser signos de toxicidad por quinidina.

 

Dosis

Perro: 5-15 mg/Kg. PO. TID. Bolus de 1-2 mg/Kg. IV (hasta un total de 5-10 mg/Kg). Actualmente su uso es muy limitado y tan solo se intenta conseguir un efecto antiarrítmico con quinidina cuando todas las demás alternativas prioritarias, por alguna razón, no pueden usarse o no han dado resultado positivo en el tratamiento.

La quinidina se usa de preferencia sobre la procainamida (son del mismo grupo Ia) en tratamientos crónicos en personas, además, es más sencillo administrarla por vía oral ya que la procainamida debe administrarse por vía oral, en personas, cada 6 horas. Además, un 15% de pacientes en tratamiento con procainamida, desarrolla anticuerpos antinucleares y cuadros de lupus. En el perro, estos inconvenientes no parecen ser tan frecuentes como en personas y la procainamida (administrada cada 8 horas) sigue siendo la primera elección del grupo Ia.

Gato: No se recomienda su uso.

 

Lea también:

[ARTÍCULO] Generalidades de los antiarrítmicos de uso más frecuente en el perro y el gato