QUISTES EPIDÉRMICOS: Descripción Histopatológica y Citológica para los Veterinarios no Patólogos

QUISTES EPIDÉRMICOS: Descripción Histopatológica y Citológica para los Veterinarios no Patólogos

WP_000215

Los Quistes de Inclusión Epidermal o Quistes Epidérmicos pertenecen al grupo de los quistes foliculares. Pueden ser definidos como una bolsa o saco de material epitelial alineado concéntrico muy queratinizado. La clasificación del tipo de quiste dependerá del tipo de epitelio y de la linea basal que lo origina. La mayoría de los quistes en los caninos son foliculares y respecto a su tipo histológico pueden llamarse infundibular, matrical, istmico (Isthmus) e híbrido. En los estudio citológicos sólo se les conoce como Quistes de Inclusión pues es imposible determinar la arquitectura y el orden de las capas epiteliales que lo conforman.

Hallazgos Clínicos

Los pacientes comunes suelen ser los caninos en primer lugar y con menos frecuencia los felinos. Los quistes suelen tener una presentación como masas intradérmicas o subcutáneas de entre 0.2 cm hasta los 3 cm de diámetro. Pueden presentarse en cantidad mayor a uno pero no son muy numerosos en el mismo paciente. Siempre se encuentran cubiertos por epitelio hasta que el trauma autoinducido o fortuito exponen el contenido que puede ser verdusco, hueso, amarillento y hasta tonos oscuros color aceituna. El color de la secreción dependerá del estrato epitelial involucrado en la germinación del quiste. Algunos quistes presentan un conducto a través del poro que puede producir la protrusión de queratina sin ulceración traumática y que forma un cuerno de queratina. La consistencia del contenido casi siempre es granular o caseosa. Los pacientes típicos son de razas miniatura como yorkshires, pequinés, chihuahua pero todas las razas pueden presentarlo. Los hallazgos de este tipo de quiste al interior del cerebro plantean la posibilidad de un origen embrionario del problema.

Tricoepitelioma

Fig.1.- Quiste Folicular formado al interior de un Tricoepitelioma

Histopatología

Los quistes infundibulares se observan a poco aumento como estructuras circulares rodeadas de epitelio escamoso y granuloso. A medida que aumenta la cornificación del epitelio éste se desprende y empieza a flotar al interior del quiste como hojuelas de cereal. En algunos casos puede ocurrir desprendimientos de pelos que caen al interior del quiste. De ocurrir alguna ruptura con escape de keratina se producirá una reacción inflamatoria a cuerpo extraño con macrófagos, neutrófilos, linfoplasmocitos y células gigantes. La presencia de láminas amplias de material córneo eosinofílico sugieren el diagnóstico de Quiste Istmico por su apariencia de folículo en etapa de catagen mientras que los Quistes Matricales suelen tener mayor proliferación basal. La combinación de todas estas características crean el concepto histopatológico de Quiste Híbrido.

WP_20150914_010

Fig.2.- Porción de Quiste Folicular o de Inclusión

Citología

En los aspirados citológicos se obtienen buenos resultados mediante la técnica de Punción con Aguja Fina (PAF) o por la técnica de Aspiración con Aguja Fina (AAF). Casi siempre la muestra es caseosa poco liquida de apariencia pastosa. Al realizar el extendido mediante la técnica de afrontación o squash se sienten crepitaciones de cristales. No son raras las muestras contaminadas con sangre si se fue muy brusco en la obtención de la muestra o muchas veces cuando hay inflamación periférica. A bajo aumento la muestra siempre suele ser azulada y la intensidad dependerá de la cantidad de queratina y colesterol. A medida que profundizamos en la observación, vemos que a mayor aumento la muestra esta colmada por material amorfo no celular o simplemente células muy queratinizadas sin núcleo muy similares a el epitelio superficial de las perras en estro. Se pueden observar algunas células inflamatorias como neutrófilos y macrófagos, dependiendo de la pigmentación de la piel pueden haber precipitados melánicos o fondo granulado. Los cristales de colesterol son un hallazgo común y suelen presentar formas muy geométricas o en forma de cruz cristiana. En algunos casos se observa epitelio germinal basal con escasos criterios de malignidad o grupos celulares de diferenciación sebácea.

Quiste de Inclusión cito

Fig.3.- Células epiteliales queratinizadas en su mayoría sin núcleo

Quiste de Inclusión cito2

Fig.4.- Keratina libre, detritus, gránulos de melanina y cristales de colesterol en un Quiste de Inclusión Epidermal

Al ser neoplasias benignas, el procedimiento quirúrgico es curativo y no hay recidivas cuando el margen es apropiado. Al igual que otros problemas dérmicos, el quiste de inclusión epidermal puede aparecer en otras zonas de la piel y nunca debe ser entendidos como expansión del problema y menos como metástasis.

Publicado originalmente en: https://laboratoriosanisidro.blogspot.pe