Reto Veterinario: Schnauzer con vómitos

Reto Veterinario: Schnauzer con vómitos

Dr. Sergi Serrano

Licenciado en 1993 por la Universidad Autónoma de Barcelona. Inicialmente centró su actividad en medicina de urgencias y cuidados intensivos en Barcelona (España). En 2003 se desplazó a Londres para iniciar una residencia en urgencias y cuidados intensivos y obtuvo la diplomatura del American College of Veterinary Emergency and Critical Care (ACVECC) en 2006, tras lo cual permaneció en clínica privada en el Reino Unido. En 2008 se trasladó a Estados Unidos, donde en la actualidad trabaja en Connecticut. Ha publicado numerosos artículos y capítulos de libros en temas de urgencias y cuidados intensivos, y ha participado como ponente en más de 60 congresos y cursos tanto en Europa, Norteamérica y Sudamerica. Sus principales áreas de interés son la monitorización de la perfusión, las alteraciones hemodinámicas en sepsis y el uso clínico de gradientes arteriovenosos.


Una perrita Schnauzer miniature de 7 años de edad se presenta después de haber vomitado en casa 15 veces durante la noche anterior. La perrita no había tenido ningún problema médico de consideración en el pasado, no toma ninguna medicación, y está al día de vacunaciones y desparasitaciones.

La exploración física muestra mucosas un tanto congestionadas, con un tiempo de rellenado capilar de 2 segundos. La frecuencia cardíaca es de 160 con pulsos regulares, respiración de 80 rpm, superficial, con esfuerzo normal y sonidos normales. Marcado dolor abdominal, generalizado, y se producen arcadas tras la palpación del abdomen craneal. La temperatura es de 39.5ºC.

El propietario ha aprobado una estabilización inicial, y a tal efecto se le ha insertado un catéter intravenoso, y se ha obtenido una muestra de sangre.

¿Qué haces mientras esperas los resultados?

A) Nada. Es importante no administrar ningún tratamiento sin tener, al menos, un diagnóstico preliminar. Como todo el mundo sabe, una de las máximas en medicina humana y veterinaria es “primero no hacer daño”.

B) Intubar y administrar oxígeno cuanto antes, aunque se requiera anestesia. La paciente está claramente en dificultad respiratoria dada la frecuencia respiratoria y el hecho de que es superficial, y sólo así se conseguirá una buena oxigenación.

C) Administrar un analgésico evitando los no esteroideos, e inicial fluidoterapia con un cristaloide, inicialmente un bolo de 10-15 ml/kg en unos 10 minutos de tiempo. Además, administrar un antiemético.

D) Administrar una transfusión sanguínea. Hay taquicardia, dificultad respiratoria y las membranas mucosas están congestionadas. Todo ello indica que hay falta de oxígeno, y una transfusión es una manera muy efectiva de aumentar el transporte de oxígeno.

E) Sin tiempo para hacer nada más, anestesiar al paciente y llevar a cabo una laparotomía exploratoria. Un abdomen agudo debería ser siempre explorado en cuanto el paciente está estable, y basados en la exploración física esta paciente, aunque está enferma, no está inestable.


¿Quieres aprender más sobre Gastroenterología?

Inscríbete ahora al curso virtual de Gastroenterología de VetPraxis.
Aprende a tu ritmo y con total comodidad.
Inicio 17 de Julio 2019.
Clic Aquí